bet365-logo-big

Bet365 Límite de Apuestas

Una de las quejas más comunes de los apostadores profesionales sobre la casa de apuestas Bet365 es la política de la compañía de limitar los montos máximos de apuesta para los jugadores exitosos y rentables. Esta práctica es conocida en el mundo de las apuestas como “recorte de límites máximos” o “ratings”. En este artículo analizaremos los detalles y las razones de este fenómeno.

¿Qué es el recorte de límites máximos?

El recorte de límites máximos consiste en limitar la cantidad máxima de apuesta posible para un jugador y un evento en particular. Es decir, el bookmaker establece límites fijos en la apuesta máxima, por encima de los cuales el sistema simplemente no aceptará la solicitud.

Generalmente, estas sanciones se aplican a los jugadores profesionales que demuestran una expectativa matemática positiva y ganan de manera constante al bookmaker. A estos apostadores se les reduce drásticamente los límites, incluso hasta unos pocos dólares por apuesta.

Razones del recorte:

  • El apostador gana dinero demasiado regularmente a lo largo del tiempo
  • Uso de modelos de pronóstico estadísticos exitosos
  • Arbitraje y aprovechamiento de oportunidades de arbitraje
  • Aplicación de metodologías propias para encontrar valoraciones infravaloradas

Política de Bet365 con respecto a los profesionales

Según numerosos testimonios de apostadores, el bookmaker Bet365 efectivamente monitorea la actividad de los clientes y, al detectar indicios de juego a largo plazo con ventaja, impone automáticamente restricciones a los límites máximos.

Los límites pueden establecerse en niveles muy diferentes, desde 5-10 dólares por apuesta para los jugadores claramente rentables, hasta 50-100 unidades ante sospechas de arbitraje. El proceso de recorte se produce de manera automática, sin ninguna explicación al cliente.

Comentarios reales de los jugadores:

“Gané alrededor de 1000 dólares en un mes, después de lo cual mi límite máximo para los partidos de la Premier League se redujo a 5-7 dólares. No hubo advertencias previas”.
“Hacía arbitraje regularmente, y las apuestas salían bien. Después de ganar alrededor de 8000 euros en un mes, simplemente me banearon y confiscaron todos mis fondos”.
“Apostaba exclusivamente en líneas de valor sin arbitraje ni nada. Tenía un bankroll positivo de 5000 libras. Redujeron drásticamente los límites a 20 libras por evento”.
“Hice apuestas únicamente pre-partido en fútbol, ganando rápidamente con mis modelos. Al final, me recortaron a un máximo de 5-6 libras”.

Razones del recorte desde la perspectiva del bookmaker

Desde el punto de vista del bookmaker, el recorte de límites máximos es una medida defensiva necesaria para minimizar los riesgos del juego contra verdaderos profesionales. Las principales razones para imponer estas restricciones son:

  • El principio de funcionamiento de un bookmaker es ganar con las pérdidas de los jugadores. Los clientes rentables le generan pérdidas netas.
  • Un apostador con expectativa matemática positiva puede aumentar su bankroll ilimitadamente a expensas del bookmaker a largo plazo.
  • Si los profesionales tienen acceso abierto a apuestas ilimitadas, la rentabilidad del negocio del bookmaker se ve amenazada.

Soluciones para los apostadores

Para poder continuar jugando con éxito después del recorte de límites, los profesionales deben aplicar las siguientes estrategias:

  • Alternar las apuestas entre varios bookmakers.
  • Dividir el bankroll entre diferentes cuentas y perfiles.
  • Abrir constantemente nuevas cuentas de juego en los sitios donde ya han sido recortados.
  • Enmascarar su modelo de juego exitoso cuando sea posible.
  • Perder el bankroll ocasionalmente para resetear el historial y el “rating” de éxito.
  • Utilizar servicios de apuestas profesionales y soluciones similares.

Métodos de contraataque de los bookmakers

A su vez, las casas de apuestas también monitorean estos esquemas e intentan contrarrestar el eludir el recorte de límites:

  • Verificación de datos con cuentas anteriores para evitar la apertura de nuevas cuentas.
  • Monitoreo y supresión de la actividad de los servicios de apuestas.
  • Búsqueda de vínculos entre diferentes jugadores y cuentas.
  • Bloqueo de acceso al sitio web desde determinadas ubicaciones geográficas.
  • Reforzamiento de los requisitos de verificación de identidad.

En resumen, existe una carrera armamentista entre los profesionales y los bookmakers con respecto al recorte de límites. Es difícil decir quién tiene la ventaja, pero los jugadores experimentados intentan cubrirse y diversificar sus riesgos al trabajar con diferentes bookmakers.